Caquita

Sales a dar una vuelta con la bici y, en esas, aparece un oso del tamaño de una casa persiguiéndote…
Eso sí, lo de no hacer un bunny para pasar la rama caída y dejar la bici para esconderse detrás de un árbol, no lo veo…
Y suerte que le pilló en un llano, que si encuentra subida :-)